La Picadura de una Medusa

Lunes, 15 Septiembre   

Esta picadura produce una gran sensación de dolor y prurito (picor intenso), seguida de una inflamación de la zona afectada, con enrojecimiento del lugar en el que se produjo.

En ocasiones pueden observarse restos de tentáculos adheridos a la piel. Excepcionalmente, el veneno puede provocar una reacción alérgica grave (shock anafiláctico).

Posteriormente pueden aparecer síntomas similares a los producidos por una quemadura. La distribución del veneno por todo el organismo puede conducir a una sensación de opresión torácica, calambres musculares e incluso dificultad respiratoria.
Aparece con cierta frecuencia un cuadro con angustia, agitación, pérdida de apetito, conjuntivitis y en ocasiones dolor de cabeza. Pero, en general, la clínica post-picadura suele ceder en pocas horas.

De manera más rara y en personas especialmente sensibles a estas picaduras, como lactantes, ancianos o personas con graves enfermedades generales, la sintomatología puede ser de mayor gravedad, y cursar con una depresión importante del sistema nerviso central (SNC), convulsiones y algún otro síntoma de importancia, si esto ocurriera se debe trasladar al afectado al hospital o centro de salud más cercano.